lunes, 21 de marzo de 2016

Abriendo las alas, de María José Castaño Coca

Cuando me enfrenté a la sinopsis de la novela, los prejuicios me salían por las orejas. Puede ser que tras leerla los siga teniendo, pero no con Abriendo las alas.

SINOPSIS

Abriendo las alas es una novela donde los hechos se suceden con prisa y sin pausa. Trata de la vida de Puerto, una chica de veintiún años, que se encuentra estancada en la monotonía y sometida a las decisiones de su padre; un arisco feriante que parece carecer de sentimiento paternal hacía ella. Después de un largo día de trabajo, Puerto sale a pasear por la playa de San José (Almería), donde conoce a un misterioso chico. Además del amor, ella cree haber encontrado por fin la solución a sus problemas, pero no sabe que le queda un largo camino por recorrer lleno de adversidades, engaños y un secreto. Un increíble secreto, cuyo conocimiento le hará tomar la decisión más importante de toda su vida.

OPINIÓN PERSONAL

Puerto es una chica de veintiún años que no conoce otra vida más allá de su caravana y su trabajo como feriante. Trabajo impuesto por un padre autoritario, frío y distante que no contempla el amor como hilo conductor hacia la relación con su hija. Puerto es despierta e inteligente, (esto se comprueba al leer sus reflexiones y pensamientos), tiene inquietudes y sueños, pero ve que pasa el tiempo y no se siente capaz de desacatar los deseos, casi órdenes, de su padre referentes a seguir el legado familiar y heredar la profesión de feriante en un futuro.

La chica adora las playas, es por ello que, cada noche, tras las agotadoras jornadas de trabajo, se escapa al mar a meditar, descansar y lamentarse. Una de esas noches, y en extrañas circunstancias, conoce a Román, un muchacho algo mayor que ella que le hará perder la cabeza por amor en apenas unas horas, un amor que a pesar de ser muy precipitado, será correspondido.                                                                                                      
Pero Román no es un joven al uso. Él no se parece a ninguno de los amores de verano de Puerto. Bueno, en realidad, él no se parece a nadie. Es misterioso y muy vulnerable, dos factores que inquietan a Puerto pero que a su vez, le atraen sobremanera. Comienzan las quedadas nocturnas, las caricias, los abrazos, los besos… Las confesiones.
A partir de aquí, Puerto conocerá a una peculiar familia en la que será acogida como un miembro más y despertará sus esperanzas de abandonar la tediosa vida de feriante. Pero no será gratis, Puerto tendrá que pagar un alto precio. 

A ritmo vertiginoso, el amor y la fantasía unirán lazos, Puerto irá aclarando dudas y generando otras, su vida dará un giro de 360 grados y llegará a un punto en el que tendrá que tomar la decisión que le cambiará (o no) la vida.

Como digo en la introducción, a priori, esta novela no hubiera provocado en mí esa reacción incontrolable de zambullirme entre sus páginas, puesto que la temática no va nada con mi estilo. Pero como nunca puedes decir “de este agua no beberé”, le di una oportunidad parecida a la que le das a un enamorado cuando no te gusta nada. ¿Y qué pasó? Pues que, continuando con el símil, a base de conocer a tu pretendiente y pasar tiempo con él, descubres cosas que te encantan y hacen que, sin apenas darte cuenta, acabes enganchada a él.

El elenco de personajes es muy potente y variado, con personalidades bien marcadas y actitudes peculiares, los lugares, el entorno, al ser reales, son fácilmente reconocibles y hacen que te sitúes con exactitud y realidad, lo cual refuerza la trama y aumenta la intriga. Si a esto le añades que la redacción es dinámica, ágil, y en ocasiones, vertiginosa, te bebes la novela de un trago y sientes que aún no has saciado tu sed. Vamos, que suplicas una segunda parte porque sientes que tienes que saber más. Tu hambre lectora no se conforma con despedirse de los personajes ahí. Pero existe una segunda parte, La cara oculta de la luna, así que podré dormir tranquila.

En definitiva, una novela muy recomendable incluso para los que huimos de las historias de amor, la fantasía y el sirope literario. Los escépticos nos revolvemos mucho, pero siempre hay una excepción que confirma la regla.

SOBRE LA AUTORA
 (texto extraído de ellibrodurmiente.org)

María José Castaño Coca, nació en Madrid en agosto de 1977.
Le gusta crear e imaginar historias desde que era pequeña. El defecto es que no siempre han sido plasmadas en papel porque reconoce que la asignatura de lengua no era lo suyo. Ganó varios premios de poesía en la adolescencia. Desde entonces ha escrito cuentos para niños, relatos cortos y alguna novela más que ha quedado por ahí olvidada y que no tiene intención de que vean la luz por ahora.
Dejó sus estudios de empresariales para atender a su primera hija. Ha trabajado como secretaria, informática, administrativo, comercial… pero sus hijos requerían su atención y decidió centrarse en ellos. Su mente inquieta la llevó a buscar algo que fuera compatible con la educación de sus hijos y retomó la escritura tras un paréntesis de varios años. Abriendo las alas surgió de muchas horas robadas al sueño mientras una amiga y su hija la animaban a seguir al tiempo que leían las páginas impresas que les iba pasando según las escribía.
Ellas pensaron desde un primer momento que la historia merecía la pena. No se equivocaron. Tras recibir la negativa de varias editoriales y proposiciones que no me interesaban, decidí publicar por mi cuenta con Amazon. A día de hoy son muchos los lectores y las reseñas positivas y está en el top 100 de los más vendidos en dicho portal de ventas.


5 comentarios:

  1. Yo tampoco soy mucho de historias de amor, pero si a ti que no eres muy del género te ha convencido, quizá también me guste a mí.
    Besos:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué poco románticas somos y cómo se nos nota jajaja

      Eliminar
  2. La autora de este blog no solo merece mi confianza y admiración, su opinión me influye y no dejaré de vencer esos prejuicios, que comparto, porque si ella lo dice... Además, María José Castaño es una persona entrañable a la que conozco y admiro por muchas cosas. Ya es hora de que la admire también como autora. Gracias por acercarnos a ella, Cita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sentimiento es mutuo, Mercedes, es más, yo te respeto, te admiro y te quiero.
      Harás bien en conocer a María José como autora, verás qué sorpresa.

      Eliminar
  3. Aunque soy una persona mayor, me ha encantado esta historia. Tengo que confesar que me enganche a ella y no paré hasta que la terminé.
    Ahora voy con la segunda

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios y opiniones, para todos tendré respuesta.